La Dracaena y sus cuidados

Floristerias Ikebana         Pinterest  Facebook  Twitter    Youtube 

CATEGORIAS


COMPLEMENTOS










La Dracaena y sus cuidados

Compartir cuesta muy poco :)



Dracaena es un género de al menos 40 especies de árboles y de arbustos  clasificados en la familia Ruscaceae. La mayoría de las especies son oriundas de África e islas próximas, aunque también existen algunas en el sur de Asia y sólo una en el trópico de América Central.

Tamaño: La Drácena puede alcanzar los 60cm aproximadamente, aunque no es raro que los sobrepase.

Luz y temperatura: La luz abundante es necesaria para que mantenga sus hojas con un color vivo e intenso. Agradece temperaturas altas de 18 a 21ºC; pero por debajo de esa temperatura  hay que reducirle el riego.

Floración: En los meses del verano, suele echar un tallo con varias flores de forma de estrella y de color crema.

Riego: En verano hay que regarla 2 veces por semana; y en invierno con una sola vez a la semana es suficiente.

Humedad:  La Drácena se desarrolla muy bien si el ambiente en el que se encuentra tiene una humedad elevada; pulverízala con agua.  En caso contrario, puede ser atacada por la araña roja. Protégela de las corrientes de aire.

Limpieza: Las hojas de la Drácena cogen polvo, y para limpiarlas se usa un trapo húmedo. También se puede utilizar un abrillantador (una vez al mes), que les dará a las hojas una apariencia brillante muy espectacular.

Abono: En verano hay regarlas con agua abonada como mucho una vez cada 15 días.

Trasplante: Cada dos años hay que cambiar la Dracena de maceta para que siga desarrollando y creciendo.

Problemas de la Drácena 

- ¿Hojas marrones y planta lacia? Exceso de humedad. Reduce el riego.

- ¿Hojas marchitas? Poca de agua. Riégala un poco más a menudo.

- ¿Partes secas en las hojas? Seguramente el ambiente es demasiado seco. Pulveriza con agua.

- ¿Hojas inferiores marchitándose? Es un proceso natural; las hojas más viejas se arrugan y se vuelven amarillentas.

- La Drácena puede ser atacada por hongos, cochinilla y araña roja; en ese caso hay que tratarla con fungicidas.